En España aprobaron decreto para financiación de Cine

Ramon Colom uno

Ramon Colom

En cuanto a la aprobación el pasado 04 de Diciembre, por parte del Consejo de Ministros, del nuevo Real Decreto que desarrolla la Ley 55/2007, del Cine, considerando las modificaciones incorporadas por el Real Decreto- Ley 6/2015, FAPAE quiere insistir en su apreciación sobre lo precipitado del proceso, cuyo único objetivo es que entre en vigor en enero próximo, sin sopesar la trascendencia de los cambios que implica.

“La aprobación de esta normativa es la culminación de un camino que comenzó con la creación hace tres años de la llamada “Comisión Mixta” en la que todos los agentes del sector y el Gobierno tuvieron ocasión de debatir largo y tendido sobre el modelo de nuestro negocio. Lamentamos, por lo tanto, que los cambios al modelo se cierren con premura y sobre todo en unas fechas tan próximas a la finalización de la legislatura”, expreso Ramon Colom presidente de FAPAE..

“La reforma no aborda un cambio normativo de conjunto, sino que sus modificaciones surgen de una reforma mínima a la Ley del Cine, a la vez que mantiene vigentes ciertos aspectos de la Orden Ministerial de 2009. Tal y como planteamos a la Administración, esperábamos que esta reforma fuera parte de una modernización más valiente del sistema de ayudas y que nos alinease mejor con los países de nuestro entorno” señaló. .

Tambien dijo que “no es posible realizar una valoración integral de la nueva normativa, hasta que la misma no se publique en el Boletín Oficial del Estado y tengamos ocasión de analizar en detalle su contenido, pero verificamos que ya se han incorporado dos modificaciones a la definición de “obra difícil”, texto que la Administración puso a disposición con motivo del trámite de información pública que tuvo lugar en el mes de agosto y, en concreto, en dos aspectos: el incremento del presupuesto para obras de nuevos realizadores y el porcentaje de intensidad de ayuda para obras en lenguas cooficiales distintas del castellano”.

En lo referente al primer aspecto, el presupuesto fijado es ahora de 300.000 euros (en su versión original era de 100.000 euros), lo que FAPAE sigue considerando muy bajo. Si el objetivo final es promover la incorporación de nuevos realizadores al sector, debe dárseles también la oportunidad de participar en contenidos de primer nivel, máxime cuando ya la propia definición de nuevo realizador (dos producciones) limita el disfrute de estas condiciones diferenciadas.

Sobre el segundo, FAPAE agradece que el porcentaje de intensidad se incremente sobre la primera versión del documento (de 60% a 65%), pero consideramos que la Administración Central debería haber dejado esta consideración a las Administraciones Autonómicas con lenguas cooficiales distintas del castellano, en la seguridad de que ellas podrían valorar en cada caso con mucho mejor criterio la complejidad de la utilización de las mismas, como idioma vehicular de una producción audiovisual y graduar, en consecuencia, la intensidad de la ayuda que debería admitirse.

FAPAE, Confederación de productores audiovisuales españoles.

Share