En España la batalla entre TV en abierto y de pago

Ontsi

ONTSI

Mediaset y Atresmedia podrían recuperar canales y entraría un nuevo operador que elevará la oferta del abierto

No es raro que los gobiernos  traten de congraciarse con el sector de la televisión en el periodo electoral. En España, a poco menos de un año de haber ordenado el cierre de nueve canales de la TDT y con la mudanza del dividendo digital concluida, el Ejecutivo ha decidido acelerar el concurso de los cinco canales anunciados en julio de 2014.

Al parecer, el Ministerio de Industria está dispuesto a aprobar la licitación para las nuevas licencias de emisión, aunque el plazo para presentar las ofertas no se abriría hasta después de las elecciones de mayo, pero prometen que los adjudicatarios se conocerían en septiembre.

Así se decidirá el futuro de otros ocho canales en abierto, por lo que las grandes cadenas recuperarían oferta, capacidad y maniobra para hacer frente al crecimiento de la televisión de pago. Coincidiendo con el cierre de los nueve canales en abierto y la apuesta por la televisión de pago de Telefónica, el número de abonados a estas plataformas se ha disparado un 26% hasta los 4,7 millones, alcanzando niveles nunca vistos.

Esto sumado a que la inversión publicitaria en los canales de acceso condicionado se incrementó un 36,7% hasta los 59 millones, por tanto, su crecimiento es exponencial. Según analistas, es gracias a la poca oferta por parte de la televisión en abierto, debido al cierre de canales.

Pero un informe del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones (Ontsi) del primer trimestre de 2014, la razón para no disponer de televisión de pago es porque se considera suficiente la oferta audiovisual gratuita.

Con estas contradicciones, el 78% de los hogares no pagaban por ver TV y de ellos, el 79,4% no lo hacía porque “era suficiente con la gratuita”. Este estudio se realizó antes de que se redujera la oferta de 28 canales de abierto a los 18 actuales.

Así, la recuperación de canales por parte de Mediaset y Atresmedia y la entrada de algún nuevo operador elevarán la oferta facilitando una variedad de contenidos sin tener que acudir al pago y conseguir una alta cuota de audiencia para garantizar los actuales niveles de inversión publicitaria e incrementarlos.

El dilema está en que recuperar licencias perdidas pareciera ser la salvación, pero esa medida se podría quedar en nada si el Supremo ordena el cierre de otros ocho canales de la TDT por haberse repartido sin concurso.

Muchos ya dan por perdida la sentencia, que dejaría a Mediaset con dos canales y a Atresmedia con tres. Por ello, están negociando con el Ejecutivo para que cambie la ley antes de que el Alto Tribunal se pronuncie. Se espera un logro antes del verano.

Si se adjudican los cinco canales y se mantienen los ocho que están en duda, el Ejecutivo habría salvado el actual mapa mediático dominado por Mediaset y Atresmedia.

Pero si la ley audiovisual no cambia, la entrega de los cinco nuevos canales paliaría levemente el cierre de los ocho, siempre y cuando no entrara ningún nuevo operador y el reparto de los mismos seria el siguiente: dos para Atresmedia, dos para Mediaset y uno para 13TV.

 

Share