La televisión y su influencia en los chicos

Por: Sara Critto

Las ideas, actitudes y costumbres de los niños y jóvenes, de las que depende su futuro y el futuro de nuestra sociedad, derivan, en gran parte, de los mensajes que reciben de los demás: la familia, la escuela y los ambientes que frecuentan. Pero, una parte importante de estos mensajes la reciben a través de los medios de comunicación social. Los mensajes que van recibiendo, van conformando su visión del mundo, sus enfoques sobre las realidades que van percibiendo y, sobre todo, estos mensajes van nutriedo las bases de sus futuras personalidades y modelos de vida.

Fundtv considera importante:

1) Establecer pautas claras sobre el significado de la “protección al menor”

2) Definir de qué peligros específicos hay que protegerlos.

3) Especificar los fundamentos de estos peligros.

Hay peligros o riesgos físicos, por ejemplo, al alentar conductas que se muestran y se presentan como posibles y admirables y que, en caso de ser imitadas, pueden provocar accidentes y daños de los niños tanto para consigo mismos como para terceros -hace poco se publicó la noticia de la muerte del hijo de Eric Clapton, quien se creyó Superman y se tiró por la ventana. Además, muchos otros menores jugaron con explosivos o caminaron por cornisas. Estos no fueron advertidos ni prevenidos sobre las posibles consecuencias de esas actividades. También hay posibles peligros psíquicos o emocionales, especialmente cuando se muestran escenas que pertenecen a la esfera de la intimidad de las personas, y que no es adecuado exhibir a quienes no están maduros física ni psíquicamente para comprenderlas o imitarlas.

Es necesario respetar el derecho de los niños a ser niños y no exponerlos antes de tiempo a temáticas que son propias de los adultos.

¿Qué se entiende por “apto para todo público”?

Esta denominación tiene un aspecto negativo y otro constructivo.

El primero es preservar a los niños de a) todo lo que pueda perjudicarlos en su desarrollo integral; b) de todo abuso y fraude comercial, c) de toda incitación a acciones de alto riego para su salud física, psíquica y moral.

El segundo es la promoción de emisiones que contribuyan a un crecimiento y enriquecimiento personal y faciliten un proceso de socialización positivo.

Un tercio de la población mundial -esto es, cerca de dos billones- es menor de 16 años. Prestar un servicio a las necesidades y aspiraciiones de este sector y a los padres de estos chicos, no es algo que se refleje en la programación televisiva.

Tiene que haber un equilibrio entre los deberes y derechos de los empresarios de la televisión, y los deberes y derechos de las audiencias, sobre todo de los menores. Los que perjudican a los niños con irresponsabilidad, a veces no quieren reconocer que las impresiones destructivas pueden ser permanentes. Los chicos todavía no saben defenderse porque no saben filtrar y analizar lo que reciben. Las personas necesitan comunicación, pero no envenemamiento y destrucción.

Evaluar y distinguir el uso adecuado o inadecuado se llama análisis crítico.

Los padres son los que determinan en qué lugar van a vivir sus hijos, a qué escuela irán, qué programas verán. Pero las investigaciones demuestran que muchos padres no están muy atentos a los programas que miran sus hijos. Por eso es tann importante alertarlos sobre estas cuestiones.

Para ello Fundtv hizo una publicación orientada a padres y educadores, “¿Es posible usar mejor la TV?”, que puede ser solicitada en la sede de la fundación (Copérnico 2306 PB) o en la página Web www.fundtv.com

Es necesario respetar el derecho de los niños a ser niños y no exponerlos antes de tiempo a temáticas que son propias de los adultos.

Share