En México la TV abierta: dificultades frente a una licitación sin muchos postores

Gabriel Contreras, comisionado presidente del IFT de Mexico

Gabriel Contreras, comisionado presidente del IFT

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), negó ante varios medios que la licitación de dos cadenas de televisión digital con alcance nacional haya perdido interés luego de la salida de Estudios Tepeyac, quien abandonó la puja entre dos competidores de una docena que mantuvieron interés.

En cambio, el IFT aseguró que puso toda la carne en el asador para todo postor que mostró interés en participar en dicho concurso.

La semana pasada Estudios Tepeyac abandonó el proceso de licitación para ganar un paquete de 246 señales de TV digital que cuentan con capacidad para llegar al 90% del territorio nacional y a sus 153 principales ciudades.

En la etapa preliminar de la licitación, el IFT otorgó opiniones favorables a siete postores, pero a la siguiente fase sólo llegaron tres licitantes: Grupo Radio Centro, Cadena Tres y Estudios Tepeyac.

“A los siete se les dio una opinión favorable y luego sólo tres se mostraron interesados. Sigue abierta la licitación. Es una licitación ordenada. Continúa el proceso, siguen habiendo dos participantes”, dijo Gabriel Contreras, comisionado presidente del IFT.

“Nos corresponde ponerla en proceso. Cumplimos con ese plazo. Pusimos una alfombra roja para cualquier interesado, corresponde a las condiciones del mercado y a las empresas las oportunidades que vean o no (mantenerse en el proceso)”, añadió el líder del IFT en una conferencia.

Pero hay evidencias de que el mercado de la televisión abierta enfrenta condiciones adversas. El rubro crece a tasas de un solo digito, del 4%, mientras que los nuevos medios, sus competidores, lo hacen a tasas de doble digito.

La industria de la televisión abierta genera cada año cerca de 4,000 millones de dólares, según expertos.

Los postores deben pagar 830 millones de pesos por los derechos de las frecuencias.  También invertir cerca de 1,000 millones de dólares para desplegar una red nacional para sus transmisiones.

Gabriel Contreras desestimó por tanto que la licitación se declare desierta.

“Para ganar están claramente expuestos los criterios: maximizar cobertura y propuesta  económica”, comentó.

El ITF apuesta a que la cobertura sea el punto con el que alguno de los interesados resulte ganador.

Analistas del sector afirman que la licitación ha pedido brillo y por tanto, el regulador adjudicará las señales al postor que ofrezca una mayor cobertura, sacrificando una mejor propuesta económica.

Share