“El facilismo se apoderó de la literatura latinoamericana”

GUSTAVO ALVAREZ GARDEAZABAL EN LA LUCIERNAGA

Gustavo Álvarez Gardeazábal durante una emisión del programa de Caracol Radio La Luciernaga en el que la contribución de este periodista marcó a toda una generación

GUSTAVO ALVAREZ GARDEAZABAL CELEBRANDO FI N   DE ANIO EN CARTAGENA

Gustavo Álvarez Gardeazábal, en Cartagena, Colombia celebrando el fin de año 2014

El creador de la consagrada novela Cóndores no entierran todos los días, llevada al cine y convertida en una pieza clave del cine colombiano, el año  pasado lanzó La misa ha terminado, una historia de amor entre dos curas y que sintoniza con los escándalos sexuales de la Iglesia católica.

TVMAS conversó con  Gustavo Álvarez Gardeazábal, escritor colombiano, periodista, político y con una importante influencia en la vida social nacional de este país.

Es uno de los escritores más leídos y estudiados en el mundo. Ha escrito numerosos libros entre novelas, cuentos y ensayos y sus narraciones han sido llevadas a obras cinematográficas y televisivas. Su obra ha sido traducida a varios idiomas como el inglés, francés, alemán y chino. En febrero del año pasado publicó La misa ha terminado, una historia novedosa, actual y sobre todo, una obra literaria con una narración magistral y exquisita.

¿Cuál es tu opinión sobre la literatura hoy en Latinoamérica? Te hago esta pregunta porque hay muchos escritores que no se arriesgan y si bien, las temáticas son buenas, los personajes son planos.

El facilismo se apoderó de la literatura latinoamericana. El escritor parece haber perdido la misión de ser el vocero de los perseguidos o el denunciante de las atrocidades. Yo dando mis alaridos, como en La misa ha terminado, a veces me siento como un orate.

¿Cuáles son los retos de un escritor hoy?

Ganarle la batalla a la manía tituladora del twitter. Reconstruir el cerco de intimidad que desbarata el facebook y tratar de encontrar como conseguir que la letra impresa no muera.

Analicemos a los escritores de televisión, y por supuesto, a la televisión colombiana hoy.

No soy muy ducho en la materia, prefiero generalizar. Las telenovelas de narcos redactadas en Miami por arrepentidos de la mafia o adaptadas por jovencitos sin ninguna guía, han sido hechas para enorgullecer al colombiano ante los ojos de los demás, aunque sea para que nos cojan miedo. En la Tv colombiana los escritores como Fernando Gaitán o Marta Bossio, por mencionar algunos escritores de respeto, sucumbieron y el panorama es monótono y repetido. Terminaron siendo empleados o trabajando a destajo explotando amores y desamores y huyéndole  a realidades que no sean las que deja el narcotráfico o la violencia.

Estas son algunas de las respuestas que dio en esta entrevista el creador de Cóndores no entierran todos los días. Historia que la convirtió en película el maestro del cine colombiano, Francisco Norden y la que, después de 30 años sigue siendo la mejor película colombiana, basada en un libro que durante 44 años genera 2 y 3 ediciones anuales. Es un texto de consulta en colegios y universidades y sigue emitiéndose en los canales colombianos y en el cable latinoamericano.

Cuáles son las obras llevadas a la televisión colombiana?

Con Martha Bossio adaptamos hace muchos años El bazar de los idiotas para Caracol Televisión. Y en la segunda cadena alcanzó un rating tan recordado, que hoy la novela la vende editorial Panamericana, como un clásico de la literatura colombiana. Fue traducida al inglés en una edición universitaria por el profesor Tittler. Pero el mayor éxito conseguido en TV, fue cuando se hizo El divino. Como dijo un profesor de la Universidad, Jorge Tadeo Lozano de Bogotá, hace un tiempo, “el cine y la televisión en Colombia se parten en dos gracias a Gardeazabal. Antes y después de Cóndores no entierran todos los días el cine es diferente en este país. Antes y después de El divino las telenovelas son distintas”.

Y es que El divino marcó toda una generación y fue un triunfo doble,  porque  el propio Gardeazabal escribió los libretos con la colaboración de Juana Uribe.

Tu última novela, ‘La misa ha terminado,’ si bien es una historia de amor entre dos hombres, involucra a la iglesia y otros poderes colombianos. Desde la cabeza de un creador como tú, ¿cómo analizas esta novela?

“Su éxito en ventas en estas épocas cuando los libros son como llamarada de lata, tan fugaces como lo que se dice en twitter, me permitió comprobar que había tocado  acertadamente lo que muchos querían leer. La mariconeria de la iglesia nunca había sido puesta en vitrina como yo lo logré en esta novela. Las traducciones que están haciendo al inglés y al alemán, me garantizan esa impresión que tengo”.

Gustavo Álvarez Gardeazabal es un periodista brillante, irreverente, intelectual, polémico, escritor prolífico y profundo, fue gobernador del departamento del Valle del Cauca y es un líder de opinión con una importante influencia en la vida social nacional de su país, Colombia. Así que la historia está allí, dispuesta a convertirse en un contenido audiovisual, aunque para el escritor, “lo importante ya está hecho”.

Share