¿Fin del prime time?

aparatoelec_text

El Sr. don rating está agonizando. La alarmante merma de consumidores de televisión tradicional se debe a que el televidente tiene nuevas y diferentes necesidades que pocos están sabiendo comprender y satisfacer.Lo cierto es que los servicios OTT (over the top) acaparan poco más del 45% del mercado mundial. Esto hace que la TV  sin horarios este modificando completamente el negocio. En nuestra edición de TVMASmagazine de Mayo-Junio de 2013, presentamos entrevistas que dejan ver claramente que el horario estelar tradicional está muriendo. Los cambios son drásticos y la audiencia tiene hoy el poder. Ya no más el programador.

En el caso de la TV de pago, esta lleva al consumo  online en dispositivos, tabletas, teléfonos o consolas. Y por otro lado, la TV everywhere que es la programación emitida del aparato de TV para ofrecer valor agregado en la plataforma off line, que sería la digital, mediante un cable operador, acapara una gran torta del mercado. Y es que cuando uno empieza a consumir online busca valores agregados, más información, y eso es oro para el proveedor, porque conoce a su consumidor, lo personaliza y lo empuja a la recomendación, ya sea de  películas, series, telenovelas, informativos, deportes o contenidos en general.

El que genera contenido sabe a qué hora, quién y qué contenido está consumiendo y  arma un perfil de ese y otros usuarios similares. Así se optimiza la calidad de servicio que le puede ofrecer. Lo positivo de este recurso, es que se entiende más al usuario y obviamente sirve como guía para programar. Claro, esto es clave para los programadores no tradicionales, los que están abiertos a estas nuevas audiencias. Hay sitios que tienen un excelente motor de recomendación y esto explica porque en Estados Unidos, Netflix superó en suscriptores a HBO, sin tener un contenido tan súper estelar. Es un tema que habría que ampliar.

Ahora bien, tener las licencias de las películas implica una fortuna, y por eso Netflix produce sus propias películas o series como “House of cards”.Y en el negocio del cable el cliente ya no quiere pagar por canales que no ve. Se llegó la hora de elegir contenidos y paquetes y esa es la tendencia. “No pago por lo que no consumo”. Un equilibrio que definitivamente esta revolucionado el negocio de la televisión y que pone en jaque el horario estelar. El tradicional y famoso rating está agonizando, ya que habría que poder medir un contenido en todas las franjas horarias en que se consume en todos los dispositivos. Algo, imposible hoy.

Así como el minuto a minuto cambió la TV, si hubiera un rating que midiera contenidos, también incidiría de algún modo. En conclusión, con esta manera de hacer TV, el prime time es a cualquier hora.

Las audiencias juveniles están empujando estos cambios porque se conecten con la tablet, los videos y música en el teléfono, por lo que no solo la Tv sino el negocio del entretenimiento y hasta el negocio de la educación está pasando por una verdadera transición/Por: Amanda Ospina.

Share