Entrevista exclusiva a Roberto Catalán, presidente de la Comisión Nacional de Comunicaciones

Cambio de posta en la CNC

Por Juan C. Rivera y Ricardo Marín

A días del 26 de octubre, fecha fijada para las elecciones presidenciales en Argentina, en los despachos oficiales uno espera encontrar nerviosismo por poner los papeles en orden antes de la llegada de las nuevas autoridades. Roberto Catalán vive ajeno a esta lógica. Distendido, con la tranquilidad de quien esta seguro de haber hecho bien los deberes, nos recibió para hacer un balance de los dos años y medio que dura su gestión como presidente de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC). El primer punto que analiza junto a nosotros es el proceso de desregulación de las telecomunicaciones. «La transformación que se ha producido en nuestro país en materia de telecomunicaciones en los últimos 8 o 9 años es sumamente positiva -reflexiona-, creo que lo más importante en este proceso de desregulación son los actores, desde el punto de vista del mercado. Y desde el punto de vista de la gente, la cantidad de actores los beneficia. Cuantos más actores hay, más posibilidades de elegir tiene la gente. Pero además, los actores que protagonizan este proceso son actores fuertes, por lo cual la gente los va a poder seguir eligiendo entre los mismos prestadores durante mucho tiempo. Uno de los peligros de la desregulación tal como se dio en otros países es que se produjo una fuerte concentración con el tiempo y eso hace peligrar la existencia real de la competencia».

El proceso de desregulación argentino no peligra frente a la llegada de las nuevas autoridades, según nos explica Catalán luego del primer paso dado el domingo 10 de octubre cuando se liberalizaron las prestaciones de larga distancia. «El proceso de desregulación va a continuar porque se transformó en ley por más de dos tercios en las cámaras de Diputados y en la de Senadores, por lo cual tiene entidad supra legal y eso obliga a que el 8 de noviembre del 2.000 haya apertura total en el mercado telefónico argentino. Nosotros ya dimos las licencias para esa apertura. Telefónica, Telecom, CTI, Movicón y el quinto operador es Techint. Estos grupos ya están haciendo sus redes. Uno puede ver al costado de las rutas principales la cantidad de fibra óptica que están enterrando y eso es lo importante. Si las redes son algo palpable es que el operador no se va a ir». Además, el funcionario vaticina las ventajas que tendrá el proceso tal cual se diseñó desde la Secretaría de Comunicaciones. «La proliferación de las redes y el aumento de la demanda creo que va a traer una baja del precio importante, aunque no será abrupta. No va a ser del 200 % el primer día, pero si ya estamos viendo las rebajas de precios que hay, que son muy importantes y van a seguir existiendo. Lo que pasa es que al no ser abruptas, tampoco va a haber una gran frustración como lo que ocurrió en Chile donde hubo una rebaja muy rápida. En esas condiciones quedaron varias empresas en el camino y los precios volvieron a subir. Acá eso creo que no va a pasar, porque la caída es gradual debido a que al mismo tiempo están invirtiendo en redes. En Chile esta inversión no era necesaria en algunos casos y eso llevó a una falla circunstancial. Diría que el fenómeno del cual nos vamos a sentir más orgullosos va a ser que Argentina será uno de los países que más competencia va a tener en el segmento local en el mundo. Por qué? Porque la totalidad del espectro radioeléctrico que se puede utilizar esta asignada hoy en Argentina y hay empresas que están invirtiendo en ello»

El rédito que puede palpar la gente con las medidas que se vienen desarrollando es el otro aspecto positivo que el presidente de la CNC encuentra en su gestión. «Ha empezado un proceso de uso social de esa infraestructura. Es decir, para que el sistema desregulado y liberalizado de telefonía funcione es necesario que todos vean a los frutos. La competencia es la democratización de la economía. Si todos no ven eso no hay garantías de que funcione. ¿Cómo hacemos para que todo el mundo este de acuerdo con el sistema? Hacemos que todo el mundo vea los frutos de ese sistema. En función de eso, se ha puesto en marcha impulsado por la Secretaría de Comunicaciones, controlado y aplicado por la CNC, una gran cantidad de proyectos de telecomunicaciones sociales».

¿De qué se tratan esos proyectos sociales impulsados por la CNC? El mismo Catalán lo explica detalladamente: «El primero pareciera, a ojos de 35.000.000 de habitantes, una cosa no muy necesaria. Se trata de instalar y modernizar la infraestructura antártica en telecomunicaciones. Hoy las bases vecinas envidian estas instalaciones de la base Marambio. Allí tienen televisión satelital, videoconferencia, Internet, telefonía celular, truncking, etc. La característica para llamar a la Antártida es 0810, o sea es una llamada local desde cualquier punto de la Argentina. Esto, por supuesto, exige un mecanismo de subsidio, pero tiene una lógica: quienes están seis meses sin volver al continente tienen que tener algún aliciente. El segundo es un plan que ya está implementado en más del 50 % que es el llamado Plan de Telefonía Celular para Escuelas Rurales. En el mismo se otorgan un número de minutos libres y se han entregado más de 2.500 teléfonos en todo el país. Hay un plan similar para equipar a todos los cuerpos de bomberos voluntarios de todo el país, que son casi 600. Otro plan se llama: «Escuelas sin fronteras», por el cual se instala televisión satelital en las escuelas rurales que son más de 10.000 en todo el país. Y, fundamentalmente, la frutilla de todos estos planes sociales es Internet. Se lanzó el plan llamado: «Argentina Internet Todos», que incluye varios pasos, pero el más importante es la instalación de más de 2.000 Centros Tecnológicos Comunitarios. Además, se van a convertir las 1.700 bibliotecas populares existentes en Centros Tecnológicos Comunitarios de este tipo. El estado proveé la tecnología y capacita al personal y llega a la sociedad a través de una asociación civil o un club social y deportivo».

Con orgullo, el funcionario cuenta algunas de sus observaciones en estos centros. « Es común ver concurrir a a los chicos que tienen una facilidad bárbara para utilizar la computadora, pero lo sorprendente es que también van los ancianos que la utilizan para entretenimiento. Internet para los chicos es el futuro y a los ancianos les posibilita pasar mejor sus últimos años de vida. Pero una cosa muy importante en estos momentos que vive nuestro país es que los desocupados van y buscan trabajo a través de la red. Y en muchos casos esta iniciativa les soluciona el problema porque las grandes empresas ya están publicando sus búsquedas laborales en la red»

En el aspecto de radiodifusión, Catalán destaca lo que se hizo en materia de licencias para radios de AM y FM donde el número de emisoras se cuadruplicó. Y también los adelantos que se vienen realizando en televisión digital terrestre (ver nota a Miguel Pesado, gerente de Ingeniería de la CNC en esta misma edición), con la cual se posibilitará la convergencia.

Las asignaturas pendientes que muestra la gestión tienen un primer aspecto vinculado a Internet. «Actualmente los abonados en nuestro país son 400.000 -nos cuenta. Si miramos los que había cuando llegamos, tendríamos que estar conformes. Pero si lo miramos en abstracto nos parece poco. Creo que el crecimiento ha sido muy grande, pero hubiéramos querido tener un fenómeno parecido al de los celulares. Por distintas razones, esto no se dio. Eso lo sentimos como una asignatura pendiente.». El segundo punto en el que las actuales autoridades no pudieron lograr lo que querían es en el tema de sistemas satelitales de órbita baja para telefonía móvil. «Nuestro reglamento ha sido tomado por la OIT como modelo. Y ha permitido que todos los sistemas interesados en esto ya tengan la licencia. El primero que iba a funcionar era Iridium, pero tuvo problemas económicos y no vamos a poder mostrar ese sistema funcionando», aclara con pena Catalán.

Y por último, sin ningún tipo de reticencias el ejecutivo de la CNC reconoce que existe un tercer tema en el que no lograron todo lo que querían. «Se trata del tema del comercio electrónico. En esta temática hay una disputa. Los fiscalistas pretenden que el comercio electrónico nazca gravado desde el primer día. Los que queremos que tenga un gran desarrollo queremos que nazca libre de impuestos y después se grave. Estamos trabajando con el Ministerio de Justicia para que se adopte y se envíe al Congreso la Ley de la UNCITRAL, un organismo de las Naciones Unidas, vinculado al derecho privado que ha concensuado en su ámbito un modelo de ley que tiene muchos principios generales los cuales tendrían mucha utilidad en Argentina».

A la hora de hablar de sus sucesores, Catalán esgrime una sonrisa: «No importa quiénes sean, lo que importa es que sepan mucho de esta actividad. Este es un sector en el que los cambios se dan tan rápidamente que nadie puede darse el lujo de ocupar esta oficina para aprender, mientras se hace cargo», aclara al tiempo que atiende uno de sus dos celulares que durante toda la entrevista no le dieron respiro. Gajes de una actividad en la que no se puede estar incomunicado ni un minuto.

N. de R. Para completar el panorama del cambio de autoridades en la órbita de la secretaría de comunicaciones, pedimos entrevistar al doctor José Aiello, responsable del COMFER, quién nos negó la entrevista por estar muy ocupado.

Share