En Argentina se debate el monopolio de las transmisiones de fútbol

Mientras Carlos Avila, presidente del multimedios deportivo Torneos y Competencias, festeja los cinco años de su canal TyC Sports en el moderno edificio de Balcarce y Venezuela que alberga las oficinas de su empresa en Buenos Aires, afuera se arremolinan algunos nubarrones que pretenden arruinarle la fiesta. Avila enfrenta actualmente tres focos de tormenta que amenazan con reducir la porción de la torta que actualmente le toca en el reparto de las ganancias por los negocios de los que participa. El primero: la intención de los dirigentes de los clubes de primera división de aumentar los porcentajes que reciben por la transmisión de los partidos del torneo de la Asociación del fútbol Argentino (AFA). El segundo: la exigencia de los cableoperadores de la ciudad de Mar del plata -zona en la que Avila acaba de adquirir una pequeña difusora a la que pretende desarrollar- de hacer cumplir la norma que impone que el cableado se haga bajo tierra. Y el tercero: una denuncia que hace la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, en la que se acusa a Torneos y Competencias junto a CableVisión, Multicanal y Televisión Satelital, compañías involucradas en el negocio de las transmisiones de fútbol codificado, de efectuar operaciones de “cartel” para fijar los precios de este servicio.

El primero de estos problemas, es un tema por el que vienen presionando hace tiempo los dirigentes de los clubes más grandes asociados a la AFA. Estos ven en la recaudación por los derechos de transmisión la única salida para superar las crísis financieras por la que atraviesan la mayoría de sus instituciones. El argumento que manejan es que en los últimos años los ingresos que genera el fútbol televisado se multiplicó considerablemente. “Así como esta planteado, el único ganador es la TV”, declaró Fernando Miele, presidente del club San Lorenzo de Almagro, actual puntero del campeonato. Carlos Segura, tesorero de esa misma institución, aseguró: “Si la televisión no oferta lo que pretendemos manejamos la posibilidad de replantear los contratos existentes”.

Los contratos a los que alude Segura son los que firmaron los clubes con Torneos y Competencias a través de la AFA en 1992 y que aseguran a la empresa de Avila, de manera exclusiva hasta el año 2010, con posibilidad de prorroga hasta el 2014, la explotación de los derechos universales de transmisión de los partidos organizados por la AFA. Cabe aclarar que fuera de su territorio, los partidos del campeonato argentino son transmitidos por Fox Sport Américas. Este canal deportivo tiene un convenio de coproducción con Torneos y Competencias para varios programas, debido al cual, la empresa de Avila le cede los derechos para emitir los partidos del campeonato argentino en el exterior, pero Fox Sport no es titular de los contratos con la AFA.

Según cifras no oficiales Torneos y Competencias factura por este negocio 300 millones de dólares anuales, de los cuales los clubes recibirían 55 millones. Según los contratos el porcentaje que debe llegar a las instituciones es del 48 % del bruto de lo recaudado. Con lo cual la cifra que debería pagar Torneos y Competencias es de 144 millones de dólares.

La disputa

Para afianzar su presión, Miele se hizo eco de una versión publicada en la revista Noticias diciendo que la inversora Hicks, Muse, Tate & Furts pretendía comprar los contratos que unen a Torneos y Competencias con la AFA y duplicar los pagos que reciben los clubes. César Baez, uno de los directores de Hicks, salió inmediatamente a desmentir la especie publicando un fax que le envió a Carlos Avila, en el que declara: “Descontando lo inverosímil de esta información, Hicks, Muse, Tate & Furts nunca ofrecería comprar derechos que ya tiene asegurados en una de sus empresas (Torneos y Competencias S.A.) que forman parte de su propia organización”. Cabe acotar que lo que sostiene Baéz es verosímil teniendo en cuenta que Torneos y Competencias está asociado a Hicks a través del CEI. Sin embargo Hicks a su vez posee el 49 % de Traffic, una empresa dedicada a las trasmisiones de fútbol en Brasil, país en el que los clubes perciben por este negocio cifras cercanas a las que pretenden los dirigentes argentinos.

Ahora tambien cabledifusor

El segundo foco de tormenta lo abrió el propio Avila durante los últimos días de agosto en una visita que realizó a Elio Aprile, intendente de la ciudad de Mar del Plata, en la provincia de Buenos Aires. En ella exigió que se eliminen las trabas que pretenden imponerle los operadores de cable de la competencia a sus intenciones de desarrollar un nuevo servicio de cable en la zona sur de esa ciudad.

Avila compró hace unos meses una pequeña difusora conocida como Cable Sur Mar del Plata, que cuenta con alrededor de 800 adherentes en la zona del bosque de Peralta Ramos. El pope de TyC relanzó esta empresa con el nombre de Cable del Bosque y pretende convertirla en la plataforma que, luego de una inversión cercana a los 40 millones de dólares, le permita llegar al resto de la ciudad. El problema es que Multicanal y La Capital Cable, empresas que manejan el negocio actualmente en la zona, pretenden que Avila cumpla con una ordenanza municipal que obliga a los cableoperadores a instalar el cableado bajo tierra, metodología mucho más costosa que el cableado aéreo. En realidad la ordenanza establece que para noviembre del 2001, todo el sistema de cableado de la ciudad debe estar bajo tierra. Las intenciones de Avila son desarrollar su red con cableado aéreo y antes de la fecha tope establecida, volver a discutir la ordenanza con el fin de modificarla. El elemento de presión que utiliza es nada menos que la organización de los torneos de fútbol de verano, una importante fuente de ingresos para la ciudad balnearia, que también es manejada por Torneos y Competencias.

Ante las versiones que indicaban que Avila amenazó con retirar estos torneos si no se cumplían sus deseos de reformar la reglamentación con los cables, el empresario declaró que lo suyo no fue una operatoria de presión: “Torneos y Competencias necesita tener la seguridad de que se cumplirá con lo pactado en torno al arriendo del estadio, para empezar a programar el costoso torneo deportivo y no encontrarnos, como en el caso del cable, que un día firmen una cosa y después resuelvan lo contrario”, dijo.

Las imputaciones del Secretario de Industria, Comercio y Minería de Argentina

Por último, el tercer tema de polémica para Avila apareció cuando Alieto Guadani, Secretario de Industria, Comercio y Minería argentino, acusó a Cablevisión, Multicanal, Televisión Satelital y Tele Red Imagen (empresa perteneciente a Torneos y Competencias) de conformar un “cartel” para establecer precios de común acuerdo y evitar la competencia entre los operadores de cable para las transmisiones codificadas de los partidos de fútbol. Las imputaciones de Guadani se refieren a los precios establecidos para acceder al “Clásico de la jornada” que se trasmite los domingos y los encuentros del campeonato oficial de Primera A que se emiten los viernes, sábados y lunes por la noche.

Torneos y Competencias, al igual que las otras empresas involucradas, tienen 30 días para presentar sus descargos sobre estas acusaciones. Frente a este panorama seguramente el pope de las trasmisiones deportivas, tendrá más de un deseo que pedir mientras apaga las velitas por el quinto aniversario de su señal de cable que celebra este mes.

Share